El deseo sexual femenino, el gran desconocido
marzo 9, 2019 Share

El deseo sexual femenino, el gran desconocido

Hasta ahora, se ha entendido la respuesta sexual humana de ambos géneros desde una perspectiva masculina fundamentada en el coito. El deseo sexual de la mujer continúa siendo un tabú, pese a que los cambios hormonales, fisiológicos y anatómicos juegan un importante papel en los momentos de intimidad de sus diferentes ciclos vitales. Los profesionales sanitarios abogan por una formación en salud sexual para abordar los problemas en consulta.

El deseo sexual se describe como una fase de apetito o impulso previo a la excitación producido por la activación de un sistema neural específico del cerebro. “Mientras la excitación y el orgasmo afectan a los órganos genitales, el deseo sexual constituye la fase de estimulación interna, por pensamientos y fantasías, y externas, por ejemplo, la visión de una pareja atractiva, que desencadena la respuesta sexual”, explica la médico de atención primaria Mª José Tijeras.

Comúnmente se concibe el deseo al inicio de la actividad sexual. La especialista rompe con esta concepción y aclara que “actualmente se sabe que la libido se sustenta en todas las fases”. Es decir, el deseo no sólo invita a comenzar una actividad sexual, sino que como explica la doctora, puede aparecer tras la excitación o tras el orgasmo.

El deseo sexual depende de cada persona y de cada circunstancia, pero en líneas generales se pueden distinguir tres tipos de deseos:

  • Deseo de descarga de la tensión sexual. Relacionado con la hormona testosterona. Típicamente masculino. Suele inhibirse por enfermedad o hastío.
  • Deseo de ser deseado. Surge de la necesidad de autoafirmación. Está relacionado con los neurotransmisores y las alteraciones de autoestima. Es propio de un perfil más femenino.
  • Deseo de encuentro mutuo. Cuando existe contacto y sincronía en situaciones de intimidad. Se inhibe por desavenencias y problemas de comunicación.

Además de al inicio de la actividad sexual, el deseo está relacionado con otros factores motivadores esenciales: la necesidad de unirse, abrazar, de amar y ser amado, de sentirse seguro, de sentirse dominado, de realizar una conquista, etc. Fuente: EFE SALUD

Radio79mx

Radio79mx