fbpx
21 Jul 2019
Clic en play para escuchar

Cargando ...

 

HomeSalud y BienestarEl porno puede estar afectando tu desempeño en la cama

El porno puede estar afectando tu desempeño en la cama

Lejos quedaron los días en los que una revista o un oscuro DVD eran los únicos medios para conseguir contenido para adultos. En la actualidad, gracias al Internet cualquiera tiene acceso en tan sólo unos segundos, la mentalidad  “Muévete rápido, rompe cosas” de Silicon Valley construyó un templo pornográfico con las puertas abiertas y, sobre todo, gratuito.

Jon Ronson en The Butterfly Effect explora los efectos que provocó Fabian Thylmann con PornHub en la industria: cierre de estudios, excedente de videos y desempleo de actrices, cuestiones que tuvieron su origen con el surgimiento de la pornografía gratuita.

Contenido para todos los gustos y sin pagar un centavo, en primera instancia parece que la industria perdió la guerra y nosotros fuimos los más beneficiados. No obstante, esta sobreexposición de contenido para adultos puede tener graves consecuencias en nuestra vida sexual.

¿Violencia extrema?

Una de las consecuencias que más se citan sobre el consumo masivo de pornografía es la normalización de la violencia en el sexo. Recientemente, Euphoria se adentró en este problema cuando uno de los personajes en su primer encuentro sexual intenta ahorcar a su pareja, ella lo para en seco, le dice que en el mundo real las cosas no son así y todo queda en un malentendido.

No hay que olvidar que se trata de una serie, pero la advertencia es clara: formamos parte de una generación que se está educando a través de un porno que muestra relaciones violentas constantemente.

Numerosos reportes han advertido que el exceso de contenido ha hecho que las películas busquen destacar del resto subiendo constantemente la violencia. No obstante, Jon Ronson al cuestionar a dos productores porno sobre la violencia descubrió otra verdad, afirmaron que el contenido en los noventa y a principio del milenio era mucho más agresivo; aunque agregaron que PornHub provocó cambios en su labor, haciendo que todos los contenidos se centraran en palabras claves (como “MILF”, “Hermanastra” o “Adolescente”).

Puede ser que el contenido actual no sea tan violento como el de hace 20 años, pero lo que es un hecho es que el exceso de consumo de pornografía puede afectar directamente nuestra vida sexual.

Puede ser que el contenido actual no sea tan violento como el de hace 20 años, pero lo que es un hecho es que el exceso de consumo de pornografía puede afectar directamente nuestra vida sexual.

¿Porno verdadero?

Los videos porno no muestran relaciones convencionales normales. Hacen uso de la edición, maquillaje, ángulos de cámara y actuación (sobre todo en los gritos) para mostrar una relación sexual inmejorable.

Sabemos que las películas convencionales siempre hacen uso de estos elementos para mostrar una ficción. El problema radica que en muchas ocasiones el porno se nos presenta como parte de la realidad y puede provocar lo que Nikolaas Tinbergen llama “estímulo supranormal”; David Ledesma lo describe como un concepto que nació de experimentos donde diversas especies prefirieron elementos artificiales magnificados (como huevos más grandes o mariposas mucho más coloridas) que los elementos naturales.

El “estímulo supranormal” puede estar presente en nosotros al abusar del porno. Cada escenario de los videos es ideal y las mujeres siempre parecen estar teniendo el mejor orgasmo de su vida, cuestiones que están muy lejos de la realidad y podrían tener consecuencias psicológicas graves en nuestro desempeño.

“Sólo me excita PornHub”

Está comprobado que nuestra sexualidad es moldeable y puede ser activada por estímulos que no necesariamente son sexuales. Estudios han ligado con éxito jarrones de vidrio con estímulos sexuales, demostrando que las cosas que nos excitan son cambiantes y pueden venir desde cualquier lugar: un alimento, un sonido o un olor.

De ahí que el porno tenga la capacidad de tomar el lugar del sexo real. Con el tiempo el cuerpo se habitúa y puede depender completamente de contenido para adultos para llegar a un orgasmo o alcanzar una erección.

No todo es negativo

David Ley al investigar los efectos del porno y su adicción, encontró que existen consecuencias  positivas de su consumo. Hay distintos reportes en los que las personas que afirmaron consumir frecuentemente este tipo de estímulos creen que mejoran su actitud con respecto a la sexualidad, mejora su calidad de vida e incluso puede reducir deseos.

El problema es que se trata de una serie de imágenes y videos que pueden provocar una adicción si se toma en cuenta que estimula directamente los circuitos neuronales de recompensa, y como tal, todos los posibles aspectos positivos pueden convertirse en negativos en una persona con problemas psicológicos.

INFO: PLAYBOY

POST TAGS:
FOLLOW US ON:
López Obrador brome
Inician redadas en E

radio79mx@gmail.com

Rate This Article: