junio 22, 2017
79Noticias (13141 articles)
Share

Alimentos que se deben evitar antes de dormir

Seguro que habéis escuchado alguna vez eso de “noches de desenfreno, mañanas de ibuprofeno” y también que las cenas copiosas van ligadas a noches de no pegar ojo. Pero a veces, no se trata solo de los excesos en la cantidad, sino que hay algunos alimentos que se deben evitar antes de dormir si queremos conciliar el sueño cual bebés y levantarnos a la mañana siguiente frescos como rosas.

Chocolate

Crema de chocolate y naranja

El chocolate tiene cafeína, especialmente el chocolate negro. Se encuentra en las vainas de cacao utilizadas para hacer el chocolate. Y al igual que el café de la mañana nos da una dosis extra de energía durante todo el día, el chocolate es también un estimulante que mejora la agilidad mental, reduce el cansancio y acelera nuestro metabolismo – no es exactamente lo que más nos interesa antes de ir a la cama, si lo que queremos hacer es dormir, claro.

Comida muy especiada o picante

La digestión se ralentiza durante el sueño y digerir la comida picante necesita de un esfuerzo adicional por lo que será necesario más tiempo si la digestión se realiza mientras estamos intentando dormir. Comer comida picante antes de acostarse puede perturbar la continuidad del sueño y hacer que despertemos varias veces durante la noche. Como resultado, no conseguiremos un sueño reparador.
Otra razón por la que los alimentos picantes reducen la calidad del sueño es que aumentan la temperatura corporal.

Por otro lado, aunque no abusemos del picante, las comidas demasiado especiadas, especialmente las muy saladas nos harán despertar sedientos durante la noche.

Café

Si no debíamos tomar chocolate antes de irnos a dormir, café menos aún. La cafeína es específicamente un estimulante del sistema nervioso central. Aumenta la producción de adrenalina, una hormona que permite que el cuerpo haga uso de la energía disponible.
Una taza de café contiene un promedio de 250 mg de cafeína con los que se pueden notar sus efectos estimulantes en unos escasos 15 minutos después de la consumición y pueden durar horas. Se necesita un total de 6 horas para que el cuerpo elimine la mitad de la cafeína en una taza de café.

Incluso algunas personas con sensibilidad a la cafeína pueden verse afectados con el café descafeinado.

Bebidas alcohólicas

Unas cervecitas, un par de copitas de vino y parece que enseguida nos quedamos fritos en la cama. Y sí, es cierto, que las bebidas alcohólicas “atontan” un poco y muchas personas se duermen antes y más profundamente. Pero lo cierto es que el consumo de alcohol reduce la duración de la conocida fase REM, o fase de movimientos rápidos oculares, que es la fase del sueño durante la que nuestro cuerpo se recupera y se prepara para mantenerse despierto al día siguiente.

Obviamente, si se ingiere alcohol en exceso, de todos es sabido que el despertar no es precisamente en medio de una sensación de bienestar sino que toca lidiar con la conocidísima resaca.

Comida excesivamente grasienta

Hamburguesa de zorza

Y no hablamos solo de la hamburguesa o de la pizza del establecimiento de comida rápida de la esquina, las que hacemos en casa, por mucho qué sepamos de qué están hechas son igual de poco recomendables si al rato de cenar nos vamos a meter en la cama. En ambos casos, nos producirán digestiones pesadas que no nos permitirán disfrutar de un sueño reparador.

Carnes rojas

Algunos alimentos como la leche o el queso contienen cantidades saludables de proteína que no impiden un sueño reparador. En cambio, las carnes rojas, aunque son adecuadas para dietas de pérdida de peso, tienen demasiada proteína para ser consumidas antes de dormir, lo que supone un sobreesfuerzo a la hora de digerirlas dando como resultado un sueño de peor calidad.

De hecho, una comida que solo tiene proteínas es muy saciante pero también difícil de asimilar. Si además intentamos dormir se pueden producir los temidos ardores de estómago durante la digestión.

Cereales

No hay problema por consumir cereales integrales antes de irnos a dormir, el problema es que la inmensa mayoría de los cereales disponibles en el mercado hoy en día tienen cantidades elevadas de azúcar.

Comer cereales ricos en azúcares simples incrementará los niveles de azúcar en la sangre aportando una energía que no vamos a quemar y que no nos dejará conciliar el sueño. Cuando comienzan a bajar los niveles de azúcar en la sangre, empezará la sensación de sueño, pero nuestro cuerpo intentará seguir compensando el exceso de azúcar en sangre y eso afectará a la fase REM, por lo que nos despertaremos con sensación de cansancio.

Así que cuando nos apetezca cenar cereales debemos evitar las variedades que llevan azúcares añadidos y elegir cereales integrales con carbohidratos complejos.

Algunas frutas y verduras

Beneficios del brócoli

Es importante llevar una dieta rica en frutas y verduras, pero no todas son fáciles de digerir si se consumen poco antes de irnos a la cama.
Coliflor y brócoli hson buenos ejemplos de ello. Estas verduras contienen triptofano, un aminoácido presente en las proteínas que regula el sueño y que juega un papel importante en la producción de serotonina, una hormona que induce somnolencia y sensación de bienestar. Por desgracia, coliflor y brócoli también son altos en fibra que los hace difíciles de digerir durante el sueño.

Otros alimentos que son ricos en fibra son salvado, repollo, vegetales de hojas verdes, apio, calabazas, alubias y hongos blancos. Estos alimentos debemos consumirlos durante el día pero evitarlos por la noche antes de irnos a dormir.

Tampoco son recomendables las frutas y hortalizas ácidas como naranjas, frambuesas, tomates crudos que pueden producir acidez estomacal -ardores de estómago-.

Dulces

Milhojas de merengue caseras

Por la misma razón que debemos evitar cereales azucarados, no debemos atiborrarnos a dulces antes de irnos a dormir. ¿Cuántas veces nos habremos tomado para cenar una leche con chocolate y unas galletas y a la mañana siguiente hemos tenido la sensación de no haber descansado?

Agua

Suena increíble, ¿verdad? El líquido más importante en nuestra dieta, del que debemos consumir como mínimo dos litros al día y en cambia es uno de los alimentos que se deben evitar antes de dormir ¿Cómo puede ser malo beber agua antes de irnos a la cama?

No es que sea malo, pero existe una buena razón para no abusar del agua durante la cena, y es la más obvia. Si bebemos mucha agua -o cualquier otro líquido- antes de irnos a dormir, nos despertaremos durante la noche con la necesidad de ir al baño, lo que interrumpirá el sueño e impedirá que descansemos correctamente.

Créditos: http://cocinillas.elespanol.com

Imagén: