agosto 31, 2016
79Noticias (13128 articles)
Share

La ex pareja de Palacios Alcocer envió una carta a El Vaticano.

(SinEmbargo).– Itzel García Muñoz, ex pareja de Mariano Palacios Alcocer, presentó una denuncia a la Nunciatura Apostólica de la Santa Sede en México, contra el entonces Embajador mexicano, Mariano Palacios Alcocer, por incumplimiento de la pensión alimenticia a la hija de ambos.

En entrevista, García Muñoz, afirma que sostuvo una relación extramarital con el ahora ex diplomático Palacios Alcocer, quien ayer anunció que renunciaba a su puesto diplomático por “razones personales”.

Explica, que decidió acudir con el nuncio Franco Coppola, representante del Vaticano en México para enterarlo del juicio en materia civil interpuesto contra Palacios Alcocer por supuesto “incumplimiento” de la pensión de alimentos y régimen de convivencia de su hija de cinco años, ante el juez 37 de lo familiar del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal,

En una carta firmada el 26 de julio con el sello de recibido de la Nunciatura, cuya copia esta en poder de SinEmbargo, García Muñoz, explica al nuncio Coppola, la situación.

Y añadió: “El Papa Francisco ha señalado que el adulterio es un pecado grave: “porque va contra la imagen de Dios, la fidelidad de Dios, porque el matrimonio es el símbolo, y también una realidad humana de la relación fiel de Dios con su pueblo. Así, cuando se arruina el matrimonio con un adulterio, se ensucia esta relación entre Dios y el pueblo…”… El embajador aludido se ha desvinculado completamente de la crianza y educación de nuestra hija; y lo más reprobable es que le ha negado su amor de padre, discriminando a una niña de cinco años que no es responsable de las acciones y omisiones de los adultos”, dice en la misiva de tres páginas.

La agencia Notimex informó que Palacios Alcocer, dejaba mañana 31 de agosto su misión diplomática en Roma aduciendo “razones personales” y según fuentes de la Embajada de México ante la Santa Sede consultadas por esa agencia de noticias, su decisión estaría “relacionada con la salud de su esposa Ana María González”.

Sin embargo, su ex pareja Itzel García Muñoz considera que la “doble moral” del aún diplomático fue determinante porque la Santa Sede exige a los embajadores estar casados por la vía católica y tener un perfil conforme a los criterios de esa religión:

“Un servidor público debe ser íntegro en el ámbito público y en el ámbito privado y más cuando se trata de una misión tan importante como representante ante el Vaticano. Él no es íntegro, porque no cumple con las obligaciones como padre, no reúne el perfil para ser embajador y menos en la Santa Sede. El ámbito público y privado no pueden estar separados”, señala.

En enero pasado, Palacios Alcocer de 63 años fue demandado por García Muñoz de 41 años, por incumplimiento de la pensión alimenticia y régimen de convivencia de su hija ante el juez 37 de los familiar del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, cuya copia del expediente 1804/2014 fue entregado a esta periodista.

La historia entre el priísta Mariano Palacios Alcocer y su alumna Itzel García Muñoz, inicia cuando él era su maestro en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). El entonces presidente del Partido Revolucionario Institucional (PRI) la convirtió en su asesora hasta 2007, luego en 2011 nació su hija.

Cuenta que Palacios Alcocer vivía separado de su esposa y le propuso entonces que vivieran juntos, algo a lo que ella se negó, posteriormente le dijo que se fueran a Canadá a donde supuestamente iba a ser enviado, pero finalmente en 2013 el gobierno de Peña Nieto le propuso irse al Vaticano donde las normas exigen a los representantes diplomáticos estar casados: “Me dijo que por eso había decidido volver con su esposa y que se iba a Italia. Le dije que era un hipócrita. Ejerció mucha violencia contra mi y me amenazaba con nuestra hija, me repetía que ya no la iba a ver ni iba a convivir con ella”.

Desde entonces, Itzel García Muñoz ha sostenido una batalla para el reconocimiento de los derechos de su hija. Dice que las autoridades mexicanas y en Roma lo “protegen” porque los exhortos que han sido devueltos, mientras el juez José Antonio Navarrete Hernández se ha dedicado a tomar decisiones judiciales a su favor.

A pesar de su situación financiera favorable, Mariano Palacios Alcocer, incumple con la pensión de 30 mil pesos estipulada para la niña quien sufre problemas médicos y se niega a aumentarla, argumentando que es una hija fuera del matrimonio y que por tanto no tiene los mismos derechos.

Desde hace un mes, un grupo de feministas encabezadas por la asociación Articulación Feminista, ha enviado cartas a la Presidencia de la República, la Comisión de Derechos Humanos del Senado, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y otras instituciones para informar del juicio civil que se sigue contra Palacios Alcocer:

“El Embajador Mariano Palacios Alcocer ha recibido beneficios judiciales que le permiten evadir sus responsabilidades frente a la ley respecto de sus obligaciones de proporcionar alimentos y de cuidado y crianza de su menor hija, violentando con ello el derecho de acceso a la justicia de Itzel García Muñoz y de su menor hija; así como el derecho fundamental de ésta última de recibir alimentos en tiempo y forma y el derecho de convivir con su padre puesto que a juicio del diplomático “se trata de una hija nacida fuera del matrimonio”, dice la carta firmada por Yandira Sandoval, activista y defensora de los derechos humanos de las mujeres y representante del colectivo feminista.

La carta está firmada por decenas de organizaciones: “El movimiento feminista mexicano remite a esta Comisión una carta signada por múltiples organizaciones de la sociedad civil, defensoras de los derechos de las mujeres y las niñas, en la cual solicita, entre otras cuestiones, el retiro inmediato de Mariano Palacios Alcocer como representante de nuestro país ante el Vaticano puesto que no es un servidor público que represente dignamente al Estado mexicano ante la Santa Sede”.

Itzel García Muñoz, ha iniciado los trámites de un juicio para pérdida de patria potestad: “El abandono y el maltrato piscoemocional se castiga con la pérdida y suspensión de la patria potestad. En su respuesta de la demanda él contestó que era una hija fuera del matrimonio y que por eso no tiene derechos. Él se niega a convivir con ella, eso finalmente a los menores les produce daños psicológicos”.

El juez Navarrete Hernández en coincidencia con el anuncio de la renuncia del embajador, absolvió a Palacios Alcocer en el juicio civil por el incumplimiento de la pensión alimenticia a su hija de cinco años.

FUENTE: http://www.sinembargo.mx/30-08-2016/3086560