Lienzo Charro: caro y mal hecho
marzo 13, 2016
79Noticias (13228 articles)
Share

Lienzo Charro: caro y mal hecho

 Siguen surgiendo eventualidades en las obras mal pensadas y los malos manejos de la administración anterior, un ejemplo de ello es el “Lienzo Charro del Parque Bicentenario”, que tuvo la asignación de un monto total de 136.13 millones de pesos, de este se derivaron siete contratos, uno de ellos,  el de la estructura de cubierta, adjudicado a Concavus & Convexus S.A. de C.V., empresa jalisciense,  representada por el Ing. Uriel Ignacio Salgado Velasco y firmado el 24 de Abril del 2015 por un monto de 29.95 millones de pesos,  iniciando el 27 de abril y terminando el 21 de agosto del mismo año,  contrato a precio alzado y tiempo determinado.

El primero de octubre de 2015, fecha en la cual entró en funciones la presente administración, se encontró en el proceso entrega-recepción que, en reportes se mencionaba un 96% de avance físico; no obstante, al efectuar la revisión física del activo, se halló una inconsistencia muy importante, únicamente se había desarrollado el 75% de la obra en relación a lo estipulado, sin embargo, se autorizó y realizó el pago de la segunda estimación el 14 de septiembre de 2015 , incumpliendo lo establecido en el contrato, toda vez que se requería el 100% de avance físico para efectuar este pago.

Lo anterior evidencia que se reportó un avance físico mayor para poder justificar el pago de la segunda estimación.

La fecha de culminación de la obra conforme al contrato debió ser el 21 de agosto del año pasado, sin embargo, los trabajos se ultimaron cinco meses después y con un 10% de avance en la colocación de la membrana.

A causa de las imperfecciones mostradas en la estructura de la cubierta, la Secretaría de Obras Públicas contrató a Jaza Ingeniería S.A. de C.V. para que revisara el diseño de la estructura. En la disertación, se comprobó que los trabajos se encontraban fuera de especificación; y, que el comportamiento real presentado en la estructura se hallaba fuera de los límites autorizados.

Así que, además de que la armadura central no se construyó conforme a lo establecido a los planos estructurales, la soldadura con un 50% fuera de especificación, hubo incumplimiento en la estructura y la modelación se realizó de forma correspondiente a una cubierta tipo diafragma rígido; sin que este sea el caso.

En fin, surgieron varias recomendaciones del estudio, una de ellas, llevar a cabo pruebas de carga, tomando medidas extremas de seguridad, con el firme objetivo de prevenir daños por un colapso imprevisto al tiempo de la realización de la misma, ya que la carga viva de 100 kg/m2 recomendada para este tipo de cubiertas, no corresponde a la carga viva máxima de 40kg/m2 utilizada en el modelo.

El 22 de febrero se notifica a CONCAVUS & CONVEXUS, S.A. DE C.V., acerca de que las deformaciones en la estructura se encuentran fuera de límites permisibles, y se les pide una idea de solución.

El 26 de febrero del 2016 se reúne personal de la Secretaría de Obras Públicas con personal de la compañía constructora; derivado de la sesión, se conviene efectuar una prueba de carga a la estructura de la cubierta, misma que se ejecutaría en la semana del 14 al 18 de marzo del año en curso; sin embargo, ya no será necesario, el clima hizo el trabajo, el pasado 9 de marzo, la lluvia y fuertes vientos, desgarraron la membrana y deformaron la armadura principal.

El caso será turnado a la oficina del abogado general del Municipio de Querétaro y luego veremos que pasa.