Qué ocurre con el deseo sexual de las mujeres una vez llegan a los 40 años
octubre 20, 2017
79Noticias (13141 articles)
Share

Qué ocurre con el deseo sexual de las mujeres una vez llegan a los 40 años

A medida que ellas envejecen, comienzan a experimentar una pérdida de la libido. No obstante, es un proceso natural que además puede revertirse siguiendo estos consejos

Pese a la más que evidente sobreexposición del sexo en nuestra sociedad, hay quien lo sigue considerando un tema tabú. En efecto, no hay acto más natural, pero muchos tienen dificultades para sobreponerse y hablar de sus problemas entre las sábanas, sobre todo cuando se sienten fuera de la norma. El “hoy no me apetece” está mal visto y ese miedo a la crítica les lleva a sufrir en silencio y a preguntarse día sí día también si realmente hay algo que falla en su sexualidad.

¿Alguna vez has tenido la sensación de que todos a tu alrededor están teniendo relaciones sexuales mientras tú prefieres pasar una noche tranquila viendo una película en el sofá? Al parecer, no estás solo, más aún si eres mujer. Al llegar a la mediana edad, ellas comienzan a experimentar la pérdida de libido y, como resultado inmediato, a preocuparse y a aumentar su inseguridad. No obstante, un nuevo estudio publicado en el ‘Journal of Sexual Medicine‘ demuestra que en el fondo no hay por qué alarmarse, ya que la disminución del deseo sexual a medida que se envejece es más corriente de lo que se pensaba: al menos un 70% de las mujeres que participaron en la investigación, todas entre los 40 y 65 años, declararon que cada vez tenían menos ganas de sexo.

Sabíamos por las investigaciones previas que era un problema común, pero nunca habíamos visto un porcentaje tan alto

Las participantes respondieron a las preguntas del Índice de Función Sexual Femenina, el método más común para evaluar los hábitos sexuales. En concreto, sobre sus relaciones en las últimas cuatro semanas. Sin embargo, y pese a ser un procedimiento muy frecuente en este tipo de estudios, nunca antes el porcentaje había sido tan alto. “Sabíamos por las investigaciones previas que era un problema común, pero nunca habíamos visto un número tan grande”, señala, sorprendida, la médico Rosie Worsely, autora principal del estudio. Al parecer, los “no me encuentro bien” o “tengo la regla” son excusasmás frecuentes de lo que se pensaba.

¿Qué causa esta inapetencia?

Para algunas mujeres puede ser el resultado del cambio en sus niveles hormonales. Por ejemplo, durante el ciclo menstrual estas fluctuaciones pueden causar hinchazón, cansancio y dolores, lo que a buen seguro repercute en el interés por el sexo. Además, a medida que ellas envejecen sus niveles de testosterona (aunque solemos asociarla con los hombres, ellas también la tienen, aunque en cantidades menores) disminuyen y el deseo sexual le acompaña en el declive.

No obstante, también tiene mucho que decir el órgano sexual más poderoso de todos: el cerebro. Por lo general hablamos de la libido como una fuerza externa y totalmente fuera de nuestro control, pero a menudo no es más que un estado mental. Si pensamos en ella como algo que se activa y desactiva por mandato divino, nos arriesgamos a entender nuestra sexualidad de manera incorrecta: “No me excito porque yo soy así”. Eso no significa que no puedas ni desees disfrutar del sexo, sino que denota que no tienes ese ímpetu fisiológico necesario, pero que podría venir más tarde. En este sentido, las distracciones cotidianas y el estrés también pueden afectarte. ¿Tienes hijos? ¿No llegas a fin de mes? ¿Tu jefe te tiene manía? Y luego, caso aparte, están los medicamentos como la píldora anticonceptiva o ciertos antidepresivos, los cuales se han relacionado con la disminución del deseo sexual.

El cerebro es el órgano sexual más poderoso de todos: la libido es un estado mental y a menudo podremos controlarla

Asimismo, hay que valorar el factor de la monotonía y el compromiso. Hacerlo siempre con tu marido en la misma cama repitiendo a pies juntillas la rutina sexual preestablecida pone a prueba la libido de cualquiera. Los hábitos no se llevan bien con el deseo sexual. En tal caso, la terapeuta Cyndi Darnellrecomienda un cambio de escenario. Bastaría con una noche de hotel, un territorio neutral perfecto para avivar la llama de la relación. Tampoco están de más la lencería, las velas, probarlo en la ducha… todo vale con tal de conseguir ese cambio de mentalidad. En este sentido, vale la pena hacer autocrítica para valorar si a lo que estás acostumbrada es a la insatisfacción en la cama. De darse el caso, no es de extrañar que desees evitar la situación. Prueba, conoce tu cuerpo y anímate. Como en el gimnasio, los diez primeros minutos serán un infierno, pero con el tiempo mejorará la cosa.

 

Todavía, como cultura, nos resulta difícil hablar del sexo, de nuestras preocupaciones en la cama, de lo que nos gusta hacer y que nos hagan. Sin duda habrá quien esté más cómoda sin esa necesidad corporal (y mental) de disfrutar de su pareja en el terreno sexual. Sin embargo, si no te sientes satisfecha tal vez valga la pena aceptar primero el problema para luego ponerle freno. Ya sabes, son cosas de la edad, pero todo, también el sexo, se puede adaptar.

 

FUENTE: www.elconfidencial.com