agosto 25, 2017
79Noticias (13141 articles)
Share

Películas para entender tu poca tolerancia

Tolerancia, una palabra complicada en estos tiempos donde cada día nos damos cuenta que vivimos en un planeta donde menos personas la entienden, donde el poder rige y la humanidad sólo busca sobrevivir. Atentados, terrorismo, supremacía blanca, racismo, discriminación. Palabras que escuchamos en cualquier momento en la radio, el cine y la televisión. Las noticias nos bombardean con situaciones que violentan nuestra mente y ahí es donde esa tolerancia disminuye hasta desaparecer.

Cuando vemos un video en las redes donde detuvieron a un presunto asaltante en la calle o el transporte y fue la misma gente quien tomó justicia por propia mano, golpeando y violentando a esa persona ¿cuál es tu reacción? Sí, sabemos que ya estamos hartos de la desigualdad, estamos cansados de salir cada día con miedo al trabajo o la escuela, pero, ¿qué tanto aportamos aprobando ese tipo de situaciones?

Es lógico que al ver una noticia donde algunas personas murieron o cientos se vieron afectadas, tomamos partido por un sector específico, descuidando así las múltiples aristas del hecho, pero no las vemos, ¿en qué momento nos percatamos que estamos también siendo violentos y dejamos de tolerar algo en lo que no estamos de acuerdo?

Viendo estas películas, nos queda clara una sola cosa: la tolerancia es la capacidad de respetar opiniones, actitudes o ideas de otras personas. Cuando alguien te contradice en lo que piensas, generalmente respondes de manera negativa, así que piénsalo, ¿qué tan tolerante eres?

Historia Americana X

Esta cinta de 1998 nos muestra una versión del ser humano que no ha desaparecido, esa supuesta “superioridad” de algunos sectores frente a alguna minoría. Protagonizada por Edward Norton reflejó a una “supremacía blanca” que seguimos escuchando todos los días y no sólo frente a los afroamericanos, sino a diferentes sectores en la población en México y en el mundo.

Amar te duele

Un clásico y mil veces referido del cine mexicano. Ya tiene 15 años desde su estreno, pero si la vemos, podemos notar que los estereotipos siguen más marcados que nunca, que seguimos diciendo “nacos” o ahora, “chakas”, que seguimos prefiriendo al “güerito” y que esta película a pesar de que se vio por primera vez en 2002 sigue vigente.

 

Precious

Una cinta totalmente emocional que te hará pensar sobre una de las cosas que el ser humano hace cada día de su vida, juzgar, menospreciar a otros por su condición física, racial y económica. ¿Hasta qué punto una persona vale por lo que vemos? De primera impresión podemos decir o pensar muchas cosas, pero realmente ¿eso nos hace mejores o iguales a los villanos de la historia?

 

The Dallas Buyers Club

¿El VIH se contagia sólo por contacto sexual entre homosexuales? En “The Dallas Buyers Club” se narra la historia de Ron Woodroof – Matthew McConaughey – quien se contagia al tener contacto con una prostituta. Cuando no lo nota, busca ayuda y lo único que encuentra es rechazo de parte de sus amigos, familia e incluso en el trabajo, por lo que los prejuicios y las cosas que le suceden al protagonista le pueden pasar a cualquiera en una situación desfavorecedora.

 

Hotel Ruanda

Los genocidios son una de las muestras más grandes de la intolerancia. Lo vimos en la Segunda Guerra Mundial con los nazis hacia los judíos, sin embargo, no ha sido la peor de las masacres de la historia. La cinta “Hotel Ruanda” describe la tragedia ocurrida en dicho país donde en el ’94, intentaron exterminar a la población tutsi –pueblo nativo africano – por el gobierno hutu, lo crudo de esta cinta te hará darte cuenta que el ser humano siempre quiere destruir algo cuando no encaja con algunas de sus ideas.

Dicen que no hay mayor depredador en la Tierra que el ser humano, que generación tras generación ha demostrado que su intolerancia, la irracionalidad y la ignorancia han comandado por muchos años sobre la razón y la tolerancia. Los genocidios, los ataques y la violencia no debería estar tan normalizada en la sociedad.

En muchas ocasiones, con este tipo de cintas nos damos cuenta que también somos intolerantes en muchos aspectos de nuestra vida y ahora, solamente queda una manera de remediarlo, mirar sin prejuicios al de a lado, hablar mejor con el vecino que no nos cae del todo bien y tener paciencia, respetar las ideas y escuchar, replicar sin ofender y así, forjar algún día una mejor sociedad. Aunque bueno, dicen que la gente no cambia y que la humanidad está condenada a repetir su historia, esperemos eso cambie pronto.

Fuente:CulturaColectiva