Venezolanos denuncian corrupción de red de mercados del gobierno
marzo 21, 2016
79Noticias (13121 articles)
Share

Venezolanos denuncian corrupción de red de mercados del gobierno

CARACAS, VENEZUELA (21/MAR/2016).- Consumidores venezolanos denuncian que la red de mercados del gobierno se convirtió en una gigantesca mafia corrupta, que obtiene cuantiosas ganancias mediante el hurto de alimentos destinados a atender a los sectores populares.

“Estas mafias la integran administradores de los mismos mercados, empleados y ‘bachaqueros’ (expendedores ilegales de artículos con precio regulado)”, precisó Eloy Ramírez, coordinador de la Asociación Nacional de Consumidores (ANC).

Ramírez destacó que los administradores de la red Mercal, Pdval y Bicentenario (que son programas sociales) escamoteaban hasta un 60 por ciento de la mercancía que recibían para “negociarla” al mayor a los restaurantes, carnicerías, supermercados y “bachaqueros”.

Agregó que en la mayoría de las redes de mercados oficiales se detectaron prácticas similares destinadas a obtener beneficios con la venta a terceros de productos regulados, por lo que estos locales siempre exhibían sus anaqueles vacíos.

“En el Mercal de la Línea (en el barrio de Petare) para el momento en que fue allanado, la “policía descubrió varios depósitos con alimentos en grandes cantidades, listos para ser negociados a precios muy superiores a los establecidos”.

En una visita ayer a establecimientos de Pdval en Caracas se constató que la oferta de productos básicos era escasa. En la sede de Los Cortijos, ubicado al este de la ciudad, los empleados se negaron a hablar con los periodistas.

“Adentro no hay nada de lo que hace falta. Lo que se consigue en los estantes son unas salsas de soya y mezclas para hacer chicha y bebidas achocolatadas. Toda la comida la vendieron estos vagabundos a los restaurantes de lujo”, dijo una mujer que salía del local.

Ramírez señaló que la policía logró apresar a los encargados de tres mercados involucrados en esta deleznable práctica de lucrarse con el hambre del pueblo, pero que tiene conocimiento de que la mafia es gigantesca y habrá que investigar toda la red.

“A menudo los consumidores nos denuncian que los productos regulados enviados a los abastos Bicentenario, Mercal y Pdval, no llegan a la población, porque tan pronto los reciben son vendidos a hoteles cinco estrellas, restaurantes de lujo y clínicas privadas”.

Agregó que tan solo Pdval tiene dos mil cien puntos de venta en el país y una cifra similar Mercal y Bicentenario, por lo que la investigación deberá ser muy laboriosa.